Si hay alguna fuerza capaz de mover montañas, esa es la gratitud. Aunque parezca que «los negocios» no casan con «la gratitud», la gratitud está íntimamente ligada a la ambición, o por lo menos tiene que estarlo.